Cemita poblana, manjar ibérico

En el siglo XIX, las cemitas se preparaban en casa y se rellenaban con papa, frijol y nopal, pero actualmente, el relleno es una explosión de sabores.

En Puebla la gente del campo ha aprendido a tratar la tierra y entender el clima para generar alimentos y materias primas. La entidad, dentro de la agricultura, en la producción de granos y hortalizas, siendo sus principales productos: maíz grano, papa, café cereza, caña de azúcar, jitomate y flores.

En el sector pecuario los productos que sobresalen son: huevo para plato, la leche de bovino y las carnes en canal de puerco, ave y bovino, además la entidad, sin gozar de litorales, es importante productora de pesquerías como la trucha (casi tres mil toneladas), mojarra y bagre.

La gastronomía llena de orgullo a los poblanos, es una de las más emblemáticas y deliciosas del país, ya que Puebla es la capital mundial del mole, de los chiles en nogada así como de las chalupas, y te da una probadita del paraíso con postres atribuidos a la creatividad angelical como: los camotes, las tortitas de Santa Clara y los jamoncillos de nuez y piñón.

Esta joya gastronómica tiene como esencia su pan, de origen muy antiguo, que como todos los panes consumidos en México fueron introducidos originalmente por los conquistadores y, al paso del tiempo, fueron enriquecidos en sus formas, sabores y técnicas por los franceses.

La cemita es eminentemente ibérica y es el resultado de dos variedades de pan que, durante el Virreinato, la ciudad de Puebla entregaba como tributo a la corona española”, señala la historiadora, biógrafa, investigadora y escritora mexicana, Esperanza Toral, en El origen de las cemitas.

Otra característica del pan de la cemita es el adorno con ajonjolí que lleva en la tapa, en la que los artesanos alcanzaron gran destreza y la decoraban con flores, estrellas, animales, frases, nombres y paisajes. Es célebre una anécdota que cuenta que el general Maximino Ávila Camacho brindó una comida en Teziutlán en la que las cemitas consumidas tenían dibujado el escudo de armas de ese municipio.

En el siglo XIX, las cemitas se preparaban en casa y se rellenaban con papa, frijol y nopal, pero actualmente, el relleno es una explosión de sabores, puedes elegir entre diversas carnes frías, pechuga de pollo, pierna de cerdo, jamón, milanesa, o bien, combinarlas entre sí y deben también deben llevar chile chipotle, quesillo y hojas de pápalo, que le dan un sabor único.

El gusto por degustar cemitas poblanas ha trascendido hacia varios estados colindantes, principalmente a la Ciudad de México, mostrando que igual que “El Campo No Se Detiene”, tampoco el gusto de llevar los sabores de las cocinas tradicionales a todos y cada uno de nuestros estados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s